Prev Next

Sobre la Escuela

Instituto de Historia de la Facultad de Humanidades

Directora: Dra. Reina C. Rosario Fernández

Reseña histórica de la Escuela de Historia y Antropología

La impartición de historia como asignatura ha estado presente en la formación de la Universidad de Santo Domingo desde sus inicios cuando fue creada mediante Bula In Apostolatus Culmine, expedida el 28 de octubre de 1538, por el papa Paulo III.

La titulación de Bachellor que se otorgaba elevó a la categoría de Studio Generale las enseñanzas que los dominicos regenteaban desde 1518 en Santo Domingo, sede virreinal de la colonización y el más viejo establecimiento colonial del Nuevo Mundo.  Los estudios cursados en el seminario eran equivalentes a los que se obtenían en las Universidades de Salamanca y de  Alcalá de Henares; y en sus inicios la enseñanza ofrecida se organizaba en cuatro Facultades: Medicina, Derecho, Teología y Artes, conforme a las normas establecidas en la época para las instituciones similares de la metrópoli. Los estudios generales incluían dos modalidades: el “Trivium”, que comprendía la Gramática, la Retórica y la Lógica y el “Quadrivium”, que incluía la Aritmética, la Geometría, la Astronomía y la Música.

En 1801, como consecuencia de la ocupación haitiana al país, la Universidad interrumpió su funcionamiento, porque los Dominicos que la regenteaban abandonaron la colonia. Se reabrió en 1815, bajo la neocolonia española, y a partir de entonces adoptó el carácter laico. Entre 1815 y 1823  José Núñez de Cáceres, Bernardo Correa y Cidrón y Juan Vicente Moscoso contaron entre sus rectores. La Universidad permaneció cerrada durante los años de ocupación de Santo Domingo por parte del presidente haitiano Jean Pierre Boyer. Con la consumación de la independencia en 1844, renació entre los dominicanos la voluntad de restablecer la Universidad, símbolo de tradición cultural y del carácter propio de la nacionalidad recién adquirida. Como respuesta a ese reclamo, el 16 de junio de 1859, el presidente Pedro Santana promulgó una ley que restablecía la antigua Universidad de Santo Domingo, con una composición académica similar a la de las universidades medievales (cuatro facultades: Filosofía e Historia, Jurisprudencia, Ciencias Médicas y Sagradas Letras), y como una dependencia del gobierno central a través de la Dirección General de Instrucción Pública y del Secretariado de Estado correspondiente, pero, la contingencia política de la época impidió su ejecución. Como se puede observar, en los orígenes de la República la actual Facultad de Humanidades era de Filosofía e Historia.

El 31 de diciembre de 1866, se creó mediante decreto el Instituto Profesional que funcionó en lugar y en sustitución de la antigua Universidad de Santo Domingo. El 10 de mayo de 1891, el Instituto Profesional cerró sus puertas hasta el 16 de agosto de 1895, cuando reapareció con el rectorado del Arzobispo Meriño. El 16 de noviembre de 1914, el presidente de la República, Ramón Báez, quien era también Rector del Instituto Profesional, le transformó mediante decreto en Universidad de Santo Domingo. Sin embargo, la Universidad tuvo que interrumpir nuevamente sus labores por mandato de una orden ejecutiva aprobada el 5 de abril de 1918 en octubre de 1958, se le cambia el nombre por el de Facultad de Filosofía y Educación. En la ley de Organización Universitaria del 13 de mayo de 1959 se establece que dicha facultad otorgará los títulos académicos de Licenciado en Filosofía, Doctor en Filosofía y Licenciado en Ciencias de la Educación. Serían cuatro los departamentos adscritos a la facultad: Periodismo, Idiomas, Servicio Social y Bibliotecarios Archivistas.

Al reiniciar sus labores, después de la Revolución de Abril de 1965, la Universidad propició el Movimiento Renovador, ente inspirador de las bases del ordenamiento vigente en la institución, sus principios y su filosofía. En 1966, cuando la Facultad de Filosofía y Educación pasó a denominarse Facultad de Humanidades quedó compuesta por las Escuelas de Filosofía, Pedagogía, Idiomas y Ciencias de la Información Pública. Una posterior resolución del alto organismo universitario dispone la creación de Departamentos y la supresión de las escuelas señaladas. Se agregan los departamentos de Psicología, Historia y Letras.

Misión

Fomentar y desarrollar la investigación histórica a nivel nacional e internacional, con una visión crítica y humanística que permita contribuir significativamente al perfeccionamiento de la enseñanza en los valores que establece la Universidad, logrando desarrollar una conciencia histórica en la sociedad dominicana.

Para conseguirlo integraremos a los investigadores más comprometidos con la verdad histórica, igualdad de género y los valores democráticos. Estableceremos estrechos vínculo con la docencia de grado, postgrado y extensión. Desarrollando un esfuerzo por comprender e interpretar los diversos fenómenos históricos y los nuevos desafíos que demanda una sociedad globalizada.

Visión

Ser una institución reconocida nacional e internacionalmente el alto nivel de sus investigaciones históricas, el prestigio de sus investigadores y por el posicionamiento y rigor científico de sus publicaciones periódicas

Objetivos de la Escuela de Historia y Antropología:

 

a) Contribuir a elevar el nivel cultural de la sociedad dominicana en su conjunto,

b) Formar profesionales con una visión crítica y reflexiva que contribuya con las transformaciones que demanda el desarrollo nacional independiente.

 

c) Efectuar investigaciones orientadas a la comprensión de los fenómenos históricos y antropológicos que han acaecido en la historia nacional, regional y mundial,

d) Difundir los ideales de paz,  progreso,  justicia social y  respeto a los derechos del ser humano, a fin de contribuir a la formación de una conciencia colectiva basada en  valores,

e) Fomentar el intercambio científico con  investigadores nacionales e internacionales,

f)  Concebir procesos de planificación participativa con el profesorado y los  educandos, que se propicie la asunción de sus roles y se favorezca la redefinición de los compromisos en función de la mejora permanente de la práctica de la enseñanza de la historia y la antropología, se promueva el desarrollo de comunidades dialógicas de aprendizaje a través del diseño de proyectos compartidos entre sus actores y la participación de la sociedad en su conjunto,

g) Producir proyectos de impacto sociocultural y sinergias, para integrarse en esfuerzos con otras instituciones en proyectos conjuntos e interdisciplinarios, orientados a mejorar la calidad de la educación en sus diferentes ámbitos y a posibilitar mayores niveles de desarrollo humano en la población estudiantil,

h) Impulsar una nueva cultura de relación educador y educando y entre pares, como una nueva forma de relacionarse y de producir conocimientos de cara a una cultura de compromiso y superación permanente,

i)  Propiciar una educación capaz de atender a la diversidad social e histórica del educando y a sus necesidades específicas, contribuyendo a su proceso de desarrollo integral,

j)  Contribuir al desarrollo de una cultura de evaluación continua, aplicando procesos de valoración de ingreso, adquisición o desarrollo y de productos, promoviendo así una cultura de calidad, basada en la evaluación y promoción de talentos.

k) Promover el desarrollo de prácticas de excelencia en el cuarto nivel, con ofertas   novedosas y pertinentes centradas en las necesidades de la sociedad, articulando los

aportes de otras instituciones de educación superior tanto nacional como internacional.

Valores

  1. Criticidad
  2. Equidad
  3. Responsabilidad
  4. Solidaridad
  5. Transparencia
  6. Integridad

 

Revista ECOS

La revista ECOS, órgano del Instituto de Historia de la UASD, fundada en 1993, publica artículos de investigación y ensayos historiográficos sobre todos los ámbitos de la historia dominicana y, ocasionalmente, del Caribe.

Nuestro lineamiento editorial de servir como portavoz a las inquietudes de los investigadores e investigadoras. No tiene restricciones temáticas ni de orientaciones teóricas y metodológicas.

Desde ECOS se motivan áreas que necesitan mayor cubertura de la historiografía dominicana como la trayectoria social de la mujer o la vida cotidiana, manifestaciones culturales de los sectores populares y relaciones domínico-haitianas, entre otros temas. Se promueve el intercambio con colegas de América Latina y latinoamericanistas, especialmente con la región del Caribe, potenciando con ello el conocimiento mutuo.

ECOS se publica semestralmente. Es gratuita y está dirigida a todos los amantes de la historia, entre estos investigadores, historiadores, docentes, estudiantes universitarios, diversos profesionales del ámbito de las Ciencias Sociales y las Humanidades interesados en conocer y reflexionar sobre la realidad histórica dominicana. Está recogida e indexada en el catálogo de Latindex.

Presentación de originales

ECOS recibirá y aceptará para su evaluación trabajos originales, durante todo el año, sobre temas de historia dominicana y caribeña. ECOS cuenta con un equipo de evaluadores nacionales y extranjeros. Los autores de los artículos aceptados se comprometerán a no publicar dichos trabajos en otros medios hasta que se realice la publicación de

ECOS. El contenido de los artículos y reseñas son responsabilidad exclusiva de los autores. Los artículos pueden ser llevados al Instituto de Historia de la UASD, Facultad de Humanidades, ubicado en la tercera planta. También al Apartado Postal 1355, Facultad de Humanidades, o remitirlo al correo electrónico de la revista Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla..">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.. 

 

Revista Ecos 11

Ecos 11

 

 

Ecos 12
Ecos 12

 

 

Ecos 13

Ecos 13

Reseña histórica de la Escuela de Historia y Antropología

La impartición de historia como asignatura ha estado presente en la formación de la Universidad de Santo Domingo desde sus inicios cuando fue creada mediante Bula In Apostolatus Culmine, expedida el 28 de octubre de 1538, por el papa Paulo III.

La titulación de Bachellor que se otorgaba elevó a la categoría de Studio Generale las enseñanzas que los dominicos regenteaban desde 1518 en Santo Domingo, sede virreinal de la colonización y el más viejo establecimiento colonial del Nuevo Mundo.  Los estudios cursados en el seminario eran equivalentes a los que se obtenían en las Universidades de Salamanca y de  Alcalá de Henares; y en sus inicios la enseñanza ofrecida se organizaba en cuatro Facultades: Medicina, Derecho, Teología y Artes, conforme a las normas establecidas en la época para las instituciones similares de la metrópoli. Los estudios generales incluían dos modalidades: el “Trivium”, que comprendía la Gramática, la Retórica y la Lógica y el “Quadrivium”, que incluía la Aritmética, la Geometría, la Astronomía y la Música.

En 1801, como consecuencia de la ocupación haitiana al país, la Universidad interrumpió su funcionamiento, porque los Dominicos que la regenteaban abandonaron la colonia. Se reabrió en 1815, bajo la neocolonia española, y a partir de entonces adoptó el carácter laico. Entre 1815 y 1823  José Núñez de Cáceres, Bernardo Correa y Cidrón y Juan Vicente Moscoso contaron entre sus rectores. La Universidad permaneció cerrada durante los años de ocupación de Santo Domingo por parte del presidente haitiano Jean Pierre Boyer. Con la consumación de la independencia en 1844, renació entre los dominicanos la voluntad de restablecer la Universidad, símbolo de tradición cultural y del carácter propio de la nacionalidad recién adquirida. Como respuesta a ese reclamo, el 16 de junio de 1859, el presidente Pedro Santana promulgó una ley que restablecía la antigua Universidad de Santo Domingo, con una composición académica similar a la de las universidades medievales (cuatro facultades: Filosofía e Historia, Jurisprudencia, Ciencias Médicas y Sagradas Letras), y como una dependencia del gobierno central a través de la Dirección General de Instrucción Pública y del Secretariado de Estado correspondiente, pero, la contingencia política de la época impidió su ejecución. Como se puede observar, en los orígenes de la República la actual Facultad de Humanidades era de Filosofía e Historia.

El 31 de diciembre de 1866, se creó mediante decreto el Instituto Profesional que funcionó en lugar y en sustitución de la antigua Universidad de Santo Domingo. El 10 de mayo de 1891, el Instituto Profesional cerró sus puertas hasta el 16 de agosto de 1895, cuando reapareció con el rectorado del Arzobispo Meriño. El 16 de noviembre de 1914, el presidente de la República, Ramón Báez, quien era también Rector del Instituto Profesional, le transformó mediante decreto en Universidad de Santo Domingo. Sin embargo, la Universidad tuvo que interrumpir nuevamente sus labores por mandato de una orden ejecutiva aprobada el 5 de abril de 1918 en octubre de 1958, se le cambia el nombre por el de Facultad de Filosofía y Educación. En la ley de Organización Universitaria del 13 de mayo de 1959 se establece que dicha facultad otorgará los títulos académicos de Licenciado en Filosofía, Doctor en Filosofía y Licenciado en Ciencias de la Educación. Serían cuatro los departamentos adscritos a la facultad: Periodismo, Idiomas, Servicio Social y Bibliotecarios Archivistas.

Al reiniciar sus labores, después de la Revolución de Abril de 1965, la Universidad propició el Movimiento Renovador, ente inspirador de las bases del ordenamiento vigente en la institución, sus principios y su filosofía. En 1966, cuando la Facultad de Filosofía y Educación pasó a denominarse Facultad de Humanidades quedó compuesta por las Escuelas de Filosofía, Pedagogía, Idiomas y Ciencias de la Información Pública. Una posterior resolución del alto organismo universitario dispone la creación de Departamentos y la supresión de las escuelas señaladas. Se agregan los departamentos de Psicología, Historia y Letras.

Objetivos de la Escuela de Historia y Antropología:

 

a)      Contribuir a elevar el nivel cultural de la sociedad dominicana en su conjunto,

b)      Formar profesionales conuna visión crítica y reflexiva que contribuya con las transformaciones que demanda el desarrollo nacional independiente.

 

 

 

 

c)      Efectuar investigaciones orientadas a la comprensión de los fenómenos históricos y antropológicos que han acaecido en la historia nacional, regional y mundial,

d)      Difundir los ideales de paz,  progreso,  justicia social y  respeto a los derechos del ser humano, a fin de contribuir a la formación de una conciencia colectiva basada en  valores,

e)      Fomentar el intercambio científico con  investigadores nacionales e internacionales,

f)       Concebir procesos de planificación participativa con el profesorado y los  educandos, que se propicie la asunción de sus roles y se favorezca la redefinición de los compromisos en función de la mejora permanente de la práctica de la enseñanza de la historia y la antropología, se promueva el desarrollo de comunidades dialógicas de aprendizaje a través del diseño de proyectos compartidos entre sus actores y la participación de la sociedad en su conjunto,

g)      Producir proyectos de impacto sociocultural y sinergias, para integrarse en esfuerzos con otras instituciones en proyectos conjuntos e interdisciplinarios, orientados a mejorar la calidad de la educación en sus diferentes ámbitos y a posibilitar mayores niveles de desarrollo humano en la población estudiantil,

h)      Impulsar una nueva cultura de relación educador y educando y entre pares, como una nueva forma de relacionarse y de producir conocimientos de cara a una cultura de compromiso y superación permanente,

i)       Propiciar una educación capaz de atender a la diversidad social e histórica del educando y a sus necesidades específicas, contribuyendo a su proceso de desarrollo integral,

j)       Contribuir al desarrollo de una cultura de evaluación continua, aplicando procesos de valoración de ingreso, adquisición o desarrollo y de productos, promoviendo así una cultura de calidad, basada en la evaluación y promoción de talentos.

k)      Promover el desarrollo de prácticas de excelencia en el cuarto nivel, con ofertas   novedosas y pertinentes centradas en las necesidades de la sociedad, articulando los

aportes de otras instituciones de educación superior tanto nacional como internacional.

 


Universidad Autónoma de Santo Domingo UASD - Primada de América - Todos los Derechos Reservados - http://www.uasd.edu.do - E-Mail:[email protected]
Alma Máter, Santo Domingo, República Dominicana Teléfono: (809)535-8273 Fax (809)508-7374