SIN SABER DE LETRAS


APODOS PERFECTOS

Domingo, 01 Junio 2014 16:48 Visto 1177 veces

En días pasados, mientras visitaba mi barrio de infancia, me topé con la infame e inoportuna noticia de la muerte de un conocido. Como es costumbre, pasé por la casa de los duelos a dar el pésame. Para mi sorpresa, después de saludar a varios hermanos y hermanas del finado, me di cuenta que no conocía el verdadero nombre de ninguno.

La abundancia de apodos me llevó a hacer un reconocimiento de ellos y, a medida que iba saludando a unos y otros, más extraño eran sus motes: Purito, el hermano mayor; Ñeca, la tía; Garruño, el colmadero; Cocote que, a pesar de su edad, siempre anda descalzo; Lango, de dudosa reputación sexual; Flamenco, porque más delgado no podía ser en su infancia; Último que, supuestamente cerraría la prole, pero que la prolongó en tres hermanos más, Pepo, Siso y el Mono. Pinea, la sentimental, salió de la habitación y le hizo honor a su característica.

Finalmente, saludé a la viuda Migue y cerré el conteo de apodos perfectos con el del difunto Chivolo. ¡Que en paz descanse!

Lo último de Super User

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.