En programa 24 horas de Filosofía, catedráticos dicen avance en la edición genética y reproducción humana plantea dilemas éticos

Por Jenfri Jiménez | | [email protected]

19 abril, 2023 - 3:39 PM


¨Adiós a la mujer: dos padres, un bebé. El impacto de la edición genética en la reproducción humana¨.

 

Ciudad Universitaria, R. D.- A juicio de los profesores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD),  Edwin Santana y Víctor Álvarez, el avance en la edición genética y la reproducción humana plantea justas preocupaciones y dilemas éticos a un mundo cargado de incertidumbres, necesidades, problemas sin resolver y preguntas cada vez más escurridizas a las ciencias tradicionales y modernas.

Al participar en la primera jornada del 2023 del programa ¨24 horas de Filosofía¨, que realiza la Escuela de Filosofía/UASD, Santana y Álvarez manifestaron que estos son temas de suma importancia en la actualidad, ya que no sólo están estrechamente vinculados a las dudas propias de las ciencias tradicionales, sino que forman parte de una inteligencia artificial que no parece detenerse en su afán de desarrollo, evolución e intervención de la reproducción humana, la propiedad de la información genética y las consecuencias impredecibles de la manipulación del genoma.

Para ilustrar este avance, el profesor Santana, de la Escuela de Filosofía, recordó que la herramienta CRISPR-Cas9 es una ¨tijera genética¨ que logró la edición genética para prevenir y eliminar enfermedades como el Parkinson, y ya para 2013, se publicó un reporte que mostraba la eliminación del VIH de las células humanas. ¨Traigo este ejemplo, porque esta máquina es indetenible, corre de forma acelerada como el iPhone, e informaciones recientes revelan que ofrece un mayor potencial en la edición genética. Hace unos días, se publicó un estudio en el que investigadores japoneses, liderados por Hayashi, utilizaron técnicas biomédicas, como CRISPR-Cas9, para crear óvulos a partir de células extraídas de dos machos adultos, convirtiendo células masculinas en células sexuales femeninas, cambiando así los cromosomas XY en XX¨.

Indicó que si esto se puede replicar en humanos, la presencia de una mujer para dar a luz no sería necesaria en términos absolutos. Esto ofrecería ventajas para parejas masculinas y homosexuales, que podrían tener sus propios hijos sin necesitar la intervención de células femeninas y eliminaría el debate sobre si las parejas homosexuales deberían adoptar.

¨En lugar de recurrir a la gestación subrogada o vientre de alquiler, estas parejas podrían tener hijos con los genes de ambos padres sin la intervención de una mujer y aunque el experimento se realizó en ratas y mostró una baja tasa de supervivencia, la ciencia tiende a mejorar, lo que podría resultar en mayores tasas de supervivencia en futuros experimentos con embriones modificados genéticamente, hijos de dos varones. Esta nueva técnica podría tener consecuencias en los próximos años¨¨, especificó Santana.

No obstante, se detuvo a aclarar que estos avances traen siempre al debate cuestiones éticas relacionadas con el transhumanismo, como la creación de bebés diseñados. ¨Si se tiene la posibilidad de diseñar a un hijo, se podría optar por crear un ser superior, lo que podría exacerbar las desigualdades, los individuos con ventajas genéticas tendrían poder sobre aquellos que no han sido modificados. La película Gattaca aborda este tema, donde los individuos no modificados son llamados despectivamente hijos de Dios».

Además, argumentó que cualquier error en la edición genética de embriones podría tener alteraciones insospechadas. Está documentado el caso de un científico chino que modificó a dos gemelas, eliminando su posibilidad de contraer VIH, lo que generó una avalancha de controversias por el uso irresponsable de tecnologías como CRISPR-Cas9, lo que demuestra que estos avances científicos en la edición genética y en la reproducción humana tienen el potencial de cambiar vidas, pero también de destruirlas.

¨Vayamos más lejos, el investigador chino que modificó a dos gemelas cayó preso, pero aún no se sabe qué pasará con las niñas sometidas a cambios genéticos cuando eran embriones, porque la propiedad de la información genética también es un tema ético. Al decodificar el genoma y obtener datos, surgen muchas preguntas: ¿Quién debería ser el propietario de esa información? ¿Debería ser del individuo, de la compañía o del laboratorio que realiza la edición genética?¨, concluyó, no sin antes hacer un llamado a las academias del país a propiciar discusiones, encuentros y diálogos que aborden este tema desde diferentes perspectivas, para así lograr un mayor entendimiento de las implicaciones que tiene en el presente y futuro de la humanidad.

De su lado, el profesor Álvarez, de la Escuela de Psicología, se mostró a favor del desarrollo tecnológico, sobre todo, cuando interviene en loables tareas como curar enfermedades, comunicarnos, informarnos, educarnos, crecer profesional e intelectualmente, mejorar la naturaleza, la producción de alimentos, acercarnos y estrechar nuestra convivencia, en cambio, se mostró sumamente crítico cuando se asume como un ¨arma potente¨ para prescindir de alguno de los géneros humanos y hasta eternizarnos.

¨Cuando hablamos de relaciones entre iguales, podríamos pensar que es un acto benigno y ciertamente, a estas alturas de la evolución de la humanidad, se acepta que cada persona viva su vida como desee, pero lo que está ocurriendo con el uso imprudente de la tecnología es que queremos matar lo establecido. Queremos enterrarlo todo, incluso a Dios. Simplemente, Dios se acabó aquí, porque los grupos que defienden que el hombre lo puede todo y que puede hacerse cargo de la vida, sacrificando a otros en laboratorios, pretenden ilusamente fabricar un individuo superior¨, expresó.

Y este individuo superior –agregó– se basa únicamente en lo que la ciencia ha hecho para complacer el deseo, el ego científico, los intereses de grupos y multinacionales que se han dedicado sin ningún tipo de control a la implementación de estrategias tecnológicas, adulterando el supuesto secreto de la vida que está en el ADN y en el genoma.

Álvarez cree que la libertad que se otorgó hace15, 20 o 30 años a los llamados emprendedores le ha dado demasiado poder para desafiar la vida. Hay quienes se sienten dioses e inventan sin restricciones en la exploración espacial, la inteligencia artificial, cuando lo que persiguen es formar parte de una élite que siempre ha pretendido ser eterna. ¨El interés del ser humano en ser eterno, ya sea material, filosófico, intelectual o espiritual ha existido siempre, se ha buscado la piedra filosofal, una fórmula mágica o una bebida para alargar la vida, pero, principalmente por egoísmo, no por sacrificio y en el fondo se traduce a la idea de una vida placentera, cargada de éxitos, fama, riqueza material, donde nada es imposible¨.

Se entiende, continúa reflexionando, que la ciencia ahora tiene los recursos materiales, el personal, la inteligencia y las instalaciones para manipular la vida a su discreción. Pero ¿cuál es la consecuencia directa de esto? Bueno, que la humanidad aún no resuelve ni siquiera su problema principal: la hermandad. Actualmente, el mundo es más desigual que nunca, por lo que pensar que la solución es migrar para que te ayuden a fabricar un hijo, a partir de la falta de elementos naturales para tenerlos, por ejemplo, lo único que genera son más desigualdades y un ejercicio de derechos privilegiados para aquellos que puedan pagar y acceder a esta tecnología.

Para acentuar estas desigualdades, el profesor Álvarez citó lo vivido durante el COVID-19, que paralizó el mundo y que demostró cómo los países más poderosos ejercen el proteccionismo y se priorizan a sí mismos antes que a los demás. Quedó evidenciado en la crisis de las mascarillas, de los ventiladores mecánicos y de las vacunas, de cómo los países ricos utilizaron sus tecnologías primero para ellos, sin tomar en cuenta el resto de la humanidad. “Y lo de la pandemia es poco, si lo compramos con la idea central de esta actividad, que es la posibilidad de excluir a las mujeres en la procreación y dar privilegios a grupos que buscan formar familias sin ellas. Es penoso ver como la ciencia empuja hacia la alteración de productos que generan grandes beneficios económicos, mientras que muchas de estas locuras científicas están en manos de entidades privadas, no del Estado. En manos de individuos que pueden controlar la voluntad, la conducta y las emociones de otros ̈.

En resumen, enfatizó que la manipulación genética es una trampa peligrosa, con cambios que podrían transmitirse de generación en generación, y en 50 o 100 años se podría hablar de algo completamente diferente al homo sapiens en la tierra. ¨Estaríamos asistiendo, probablemente, al inicio de la destrucción del ser humano tal y como lo conocemos. Algunos podrían argumentar que quienes se oponen a estos elementos son fóbicos a la tecnología, pero la realidad es que la tecnología es una herramienta que viene con el desarrollo científico y debe responder a los seres humanos, a la provisión de sus necesidades. Debe estar supeditada a los valores y los principios. A la razón. De lo contrario, estaríamos trabajando en función de la parte primitiva y estaríamos retrocediendo a la era de las cavernas. A la era de la manipulación total¨, recalcó el psicólogo Álvarez, mientras respondía preguntas de los asistentes al espacio académico ¨24 horas de filosofía¨, que en esta ocasión se celebró en honor al profesor Luís Federico Cruz Paulino, por su entrega a favor de un pensamiento filosófico crítico.

   

Compartir:

ARTÍCULOS RELACIONADOS

UASD realiza encuentro de coordinación con universidades dominicanas para Congreso ALAS
conoce más
La UASD promueve inclusión y mecanismos de protección para discapacitados
conoce más
LISOPROUASD inaugura XXVIII versión de su torneo de Softball
conoce más
 Experto diserta sobre “Evidencias de Validez y Confiabilidad en la Medición de la Depresión”
conoce más

UASD DIGITAL

REDES SOCIALES

/UniversidadUASD
© 2024, Universidad Autónoma de Santo Domingo - Primada de América, Fundada el 28 de octubre de 1538
Alma Máter, Santo Domingo, República Dominicana Teléfono: 1 (809) 535-8273 | Fax: 1 (809)508-7374 | [email protected]